miércoles, 10 de julio de 2013

EL PESCADOR

Una barca varada, el honor herido.

Su historia no contada, el lomo molido.

Apura su calada, destino sabido.

La pena aliada, con todo su olvido.

lunes, 22 de abril de 2013

TIERRA. Y ADEMAS TIERRA

Tierra tan sólo. Tierra
Arraigada a mis pies.
Pequeño, mi cuerpo yerra.
Imantado en tu piel.
Fuerte y recia . Hendida,
tu fragancia recibida.
En cada huella, un suspiro.
En esta vastedad, yo deliro
Quemada y yerma. Fecunda,
de tu latir escucho el trote
Aquí, una flor de jara moribunda,
allá, asoman los  tiernos brotes.
Tostada y sombría. Tan Plena.
Mamar de tu teta llena.
En cada palmo, un cobijo.
Fieros, se hacen tus hijos.
Tan magna, toda en mi mano
Donde el recuerdo se aferra,
donde cae el sudor,  hermano.
Tierra. Y además Tierra.




martes, 2 de abril de 2013

ACRÓSTICOS




QUIJOTE
Quizás no sólo sea un personaje, sino una forma de vida.
Una, en la que se defiende el honor y la virtud.
Incapaz de rehusar a la contienda por las innumerables injusticias
Joven o viejo, cuando el deber llama no hay excusas.
Oro y fama resultan banales en su peregrinación.
Temido por los necios, adorado por los locos.
España debería llevar en su escudo la silueta de su triste figura.


LOBO
Los ojos como dos gotas de ámbar.
Oculta su aullido en nuestros montes.
Baluarte de la naturaleza más salvaje.
Osado, recio y de noble condición.


SERPIENTE
Sisea
Escupe o muerde
Rápida
Pérfida
Insurrecta
Esquiva
Nivelada al suelo
Taimada
Erizará tu piel




PABLO
Perspicaz Activo 
Bondadoso 
Luminoso 
Obsequioso

DIEGO
Danzarin
Impulsivo
Embrujador
Guapo
Oso de peluche


domingo, 24 de marzo de 2013

BLUES FUGAZ

El coche está parado bajo la incesante lluvia. Su limpia-parabrisas golpea una y otra vez. Suena Blues en la radio. Baja la ventanilla para poder respirar y la melancolía escapa.
El invierno ha sido abundante en agua y ahora, con la primavera recién estrenada, parece no querer despedirse nunca.
La reciente humedad del habitáculo le cambia el pensamiento, como si se lo refrescase. Piensa que, tal vez, la lluvia no sea siempre sinónimo de tristeza. 
Súbitamente, su memoria quiere evocar los momentos donde la lluvia ha sido protagonista en su vida. El primer sitio donde viaja su mente es a un concierto de rock en un pequeño estadio de la ciudad. Después de sonar tan solo tres canciones un tremendo aguacero lo chafó todo, pero más tarde se convirtió en uno de los sábados mas románticos de su vida. Era muy joven... y muy salvaje. 
Todavía con una pícara sonrisa en la boca, recuerda, también de joven, aquella vez que corrió aquella carrera donde de repente empezó a llover a mares. El terreno estaba embarrado y sus zapatillas pesaban el doble. Atravesó la meta dolorido y lleno de calambres pero el clamor de la gente le hizo sentir como un héroe. ¡Que sensación!- piensa. Sin duda uno de los momentos mas gloriosos de su vida.
 Y ahora su memoria le lleva a un recuerdo todavía fresco, donde juega con su hijo a pisar charcos bajo el famoso "calabobos". Cada vez que alguno pronuncia la absurda palabra se ríen a carcajadas.
El fuerte chirrido, seco, del limpia-parabrisas le devuelve a la realidad. Se da cuenta que ha dejado de llover. Apaga la radio, quita la llave y sale del coche. 
En el cielo, las nubes grises se pelean con las blancas y entremedias,  algún claro deja entrever un poco el sol. Observa como el cese de la lluvia parece provocar en la gente un efecto parecido al final de una guerra, como en los  viejos documentales de la televisión.
Sopla un ligera brisa y cree escuchar en ella una conocida melodía ¡Parece Blues!, como escondido, secreto, codificado... sólo para él. 
Le hace gracia, pero le falta algo para disfrutarlo.
Ya echa de menos a la lluvia.

PRECIOSA PRISION




Tanto tambaleo del tallo al talarlo!, ¡tanto tamborilero!...tapaba el talentoso tañido de mi talismán. Tampoco tarareaba.


Una hembra hética, con hematomas y hemorroides heredó , henchida de heroicidad, ser heralda de una hermandad de herejes.


Una vid vivía vigorosa en una vieja villa. Un viernes unos viciosos con vidrios vilipendiaron el vidueño. ¡Que villanía!